Cuentas bancarias. Comparativa 2019

Si te encuentras en un momento en el que estás interesado en abrir tu propia cuenta del banco, o abrir una cuenta secundaria junto a otra que ya puedas tener, pero no estás muy seguro de cuál puede ser la mejor opción, este es el post que necesitas leer. En este artículo encontrarás toda la información necesaria acerca de cuáles podrían ser las mejores cuentas del banco para tu interés personal, así como saber qué intereses y comisiones te pueden cobrar, etc.
  • Cuenta nómina sin comisiones
  • Incluye tarjetas gratuitas
  • Transferencias gratis en 24 horas
  • Ser mayor de edad
  • DNI o NIE
  • Dirección de email
  • Vincular una nómina, pensión o prestación por desempleo
  • Número de teléfono móvil
  • Residir en España
  • Ventajas: No tiene comisiones de mantenimiento. Ofrece dos días de descubierto en la cuenta de forma gratuita. Cuenta con Twyp, un servicio para retirar efectivo y abonar compras en más de 8.000 comercios.
  • Desventajas: Requiere de una nómina o justificante de ingresos regulares para su contratación.

 

Cuentas

Actualmente existen un gran abanico de servicios en cuentas bancarias, las cuáles nos permiten aparte de gestionar nuestro dinero, disfrutar de ventajas como tarjetas sin comisiones, transferencias gratuitas, y descuentos al realizar compras.

Consulta las principales opciones que tienes a tu alcance, a través de nuestro comparador.

 

¿Sabemos qué es exactamente una cuenta bancaria?

Como siempre nos gusta hacer, al iniciar una temática en nuestra web, es dejar cualquier punto y término bien definidos. Y para ello, nos gusta empezar por el principio: ¿qué es una cuenta bancaria?Una cuenta bancaria es un producto financiero más que, en este caso particular y como su nombre indica, lo ofrece una entidad bancaria. De esta manera, el banco ofrece un contrato a un cliente (una cuenta) en donde éste paga por poder conseguir unos servicios.
Cómo ganamos dinero
¿A qué servicios nos referimos? Pues esta respuesta dependerá del tipo de cuenta bancaria en la que estés interesado en contratar. Puesto que no todas son iguales y hay diferentes modalidades.


¿Para qué sirve realmente una cuenta bancaria? Es un método muy práctico para sus usuarios, donde pueden disponer de forma rápida y cómoda de su dinero, y realizar diversas operaciones con él: sacar dinero del banco, realizar una transferencia online, programar pagos habituales, etc. Por otro lado, son una medida totalmente necesaria en el caso en que estés interesado en solicitar o contratar otro tipo de productos financieros (como los minicréditos o préstamos personales).

¿Qué requisitos debo cumplir para abrir una cuenta en el banco?

En el caso en el que estés interesado en abrir una cuenta bancaria existen una serie de requisitos que deberás cumplir para abrirla. Todo dependerá de la entidad bancaria con la que desees contratar este tipo de producto financiero, y con el tipo de cuenta que desees abrir. Pero por norma general, existen algunos rasgos que son comunes en casi todas las cuentas:


  1. Ser mayor de edad. Es decir, tener al menos 18 años

  2. Poseer la residencia en España

  3. Ser titular de una cuenta de correo electrónico

  4. Ser el titular de una línea de teléfono móvil

  5. Facilitar la documentación necesaria como fotocopias de tu DNI o pasaporte

¿Qué trucos puedo seguir para escoger entre las mejores cuentas bancarias?

A no ser que estemos especializados en temas de banca o cuentas, en nuestro día a día no aprendemos qué tipo de cuenta o con qué entidad deberíamos depositar nuestro dinero. Por ello, es sumamente importante estudiar y analizar todas las opciones que pueden hacer variar la decisión de elección de una u otra cuenta: desde nuestro perfil personal, a la finalidad para la que la necesitamos.


Por ello, una vez tengamos estos datos definidos, deberemos también observar aquellas cláusulas y puntos del contrato de cada cuenta bancaria, que tenemos que tener en muy en cuenta a la hora de puntualizar cada gasto que esta nos supondría:


  • Si hay y cuál es la comisión de apertura de la cuenta.

  • Si hay y cuál es la comisión de mantenimiento de la cuenta.

  • Si hay y cuál es la comisión en caso de descubierto. Este punto se refiere a cuando una cuenta llega a tener más gastos que ingresos y se queda en los conocidos números rojos.

  • Si hay y cuál es la comisión por retirar dinero en efectivo de cajeros que no estén asociados a nuestra cuenta bancaria.

  • Si existe y cuál es el importe mínimo que debemos gastar para que no se nos apliquen comisiones.

  • Si existe la posibilidad de que se nos cobren intereses en caso de estar interesados en poder domiciliar recibos de nuestras facturas a la cuenta en cuestión.

  • Si tenemos la obligación de domiciliar nuestra nómina en esta cuenta bancaria.

  • Si se nos ofrece algún tipo de tarjeta. En caso de que la respuesta sea positiva, deberemos saber qué tipo de tarjeta es, si esta sería gratuita, y en caso de que no tenga ningún coste saber si esta ventaja es temporal o definitiva.

  • Debemos tener claro cuáles son aquellos cajeros en los que podemos sacar nuestro efectivo sin que se nos cobren comisiones.

  • Saber si nuestra cuenta ofrece algún tipo de bonificación o remuneración.

  • Debemos saber cuáles son las operaciones que la cuenta nos permite realizar de forma gratuita y cuáles son de pago.

  • Si existe la posibilidad de acceder a una banca online de forma gratuita, y qué operaciones podemos realizar a través de ella.

Tipos de cuentas bancarias

Estos son los tipos de cuentas que puedes encontrar en tu banco

Como ya habíamos comentado al principio, no todas las cuentas bancarias son iguales ni ofrecen los mismos servicios a los usuarios, por ello, dependiendo de las necesidades de los clientes, y de sus perfiles particulares se podrá realizar un listado de pros y contras para definir finalmente, qué tipo de cuenta del banco es la que mejor se adapta a los requerimientos de cada uno.


Estos son los tres tipos de cuentas bancarias que existen:

    1. Cuenta remunerada
    2. Cuenta corriente
    3. Cuenta joven

 

Dependiendo de la entidad con la que decidas abrir la cuenta del banco que necesitas podrá ofrecerte alguna que otra ventaja. Cada vez más, se está haciendo muy popular la opción de contratar un combo. Es decir, que por la apertura de un tipo de cuenta, se abre otra de forma paralela y de diferente tipo.

 

¿Cómo es una cuenta bancaria remunerada?

El primer tipo de cuenta del que vamos a comenzar a hablar es la cuenta del banco remunerada. Como su propio nombre nos indica, ya podemos intuir que vamos a recibir una retribución económica por tener dinero en este tipo de cuenta bancaria. Eso sí. No creamos que nos vamos a hacer multimillonarios con esta remuneración, porque no suelen brillar por su gran abundancia.


Otras de las ventajas que vienen implícitas con esta cuenta es la posibilidad de llevar a cabo operaciones financieras de lo más normal y común: desde domiciliar nuestra nómina en ella, a poder sacar dinero en cualquier cajero de la entidad, a tener una tarjeta asociada a la propia cuenta.


¿Para qué personas es el tipo de cuenta más indicada? Nosotros diríamos que para aquellos clientes que están buscando como objetivo el ahorro, pero que no quieren quedarse sin la posibilidad de poder echar mano de su dinero en cualquier momento.

Y si no tengo nómina, ¿Puedo contratar una cuenta remunerada?

Como acabamos de explicar, la cuenta bancaria remunerada está hecha para aquellas personas que buscan ahorrar poco a poco con el tiempo. Y para ello, el perfil más típico y común de los usuarios de este tipo, son gente con nómina que puede ingresar mensual y regularmente una cantidad de dinero en ella, que se transforme en una rentabilidad económica.


Por este motivo, es muy habitual el pensamiento de que aquellos clientes que no posean nómina no tendrán la opción de poder contratar con su banco este tipo de cuenta. Una idea que está fuera de la realidad, puesto que es totalmente posible.

doncredit cuentas bancarias
Son muchas las personas que, ya sea por un esfuerzo personal o por falta de gastos, o cualquier otro motivo, han conseguido ahorrar una serie de dinero durante un tiempo, del que ahora pretender conseguir algún tipo de beneficio, lo quieren ingresar en una cuenta remunerada, pueden llevar a cabo esta idea sin la necesidad de que el titular aparezca en nómina.


Eso sí, hay que tener en cuenta que los beneficios económicos serán irregulares. Puesto que al principio se ingresará esta cantidad ahorrada, pero una vez se tengan todos los ahorros metidos en la cuenta, la regularidad de ingreso será menor (o no será) y la obtención de beneficios económicos será acorde con esta situación.


¿En qué consiste una cuenta corriente?

Aunque no hayamos escuchado nunca hablar sobre las características o los tipos de cuentas bancarias que tenemos al alcance de nuestra mano hoy en día, no podemos evitar conocer, por cultura del día a día, las llamadas cuentas corrientes. A las que hemos determinado como el tipo de cuenta de banco más común entre los usuarios de hoy en día.


Al igual que nos ocurría con la cuenta remunerada, con la cuenta corriente también se pueden hacer diversas operaciones de lo más “corriente” para nosotros: podremos tener tarjetas asociadas a esta cuenta, domiciliar tanto la nómina como recibos y/o facturas (agua, gas, teléfono, etc.), además de las operaciones más comunes para los usuarios como realizar transferencias, sacar dinero, programar pagos, etc.


Al contrario que la remunerada, una cuenta corriente no ofrece a los clientes ningún tipo de rentabilidad. Es decir que, por tener el dinero en este tipo de cuentas, no se obtiene ningún beneficio económico extra. Es una cuenta para aquellas personas que buscan la practicidad y comodidad: poder realizar movimientos u otro tipo de operaciones de forma ágil y sin tener que pagar comisiones.


No en todos los bancos se encuentra esta opción que, hay que decir, cada día es más habitual, y que dada la competencia que se está dando entre entidades bancarias, se están suprimiendo cada vez más cosas, como las comisiones de apertura o de mantenimiento.


Todas las ventajas y desventajas dependerán de la entidad con la que contrates tu cuenta corriente. Las cuales están día a día avanzando a pasos agigantados, pues con el proceso de globalización no es difícil encontrarse entidades que entre los pros que ofrecen con sus cuentas corrientes se pueden encontrar opciones como la de sacar dinero en países extranjeros (dentro de la UE) sin que se cobre una comisión extra si se realiza esta operación desde cajeros asociados, etc.


Otra de las opciones más habituales con esta cuenta, es la obtención de una tarjeta de crédito gratuita, asociada a esta cuenta para el titular de la misma, que supone obtener promociones y descuentos en algunas tiendas, restaurantes, comercios, hoteles, etc.


Además, con este tipo de cuentas es muy recurrente que no solo haya una persona como titular. Son cuentas muy habituales para poder tener con otro co-titular: ya sea porque una de las personas es menor de edad y sus padres se encargan de gestionarla, o porque es una cuenta compartida entre una pareja, o compañeros de piso, etc.


¿Cómo funcionan las cuentas para jóvenes?

Como el propio nombre de esta cuenta indica, es un tipo de cuenta bancaria destinada a personas jóvenes. Sus utilidades, servicios, y funcionamiento es prácticamente el mismo que en una cuenta corriente, solo que esta está destinada a usuarios con una edad comprendida entre los 18 y los 30 años. Aunque este último punto dependerá, como siempre, de la entidad financiera con la que se abra la cuenta, puesto que existen entidades que permiten a jóvenes menores de edad tener su propia cuenta con tan solo 16 años.


Además de en la segmentación de la edad, la diferencia de una cuenta bancaria joven y una cuenta corriente estándar también radica en la focalización de ventajas y beneficios que se ofertan desde la entidad, que están relacionadas con las actividades más vinculadas a esa edad.


Por norma general, junto con una apertura libre de comisiones, la cuenta para jóvenes ofrece la posibilidad de conseguir gratis una tarjeta de débito vinculada al respectivo número de cuenta, que no tenga tampoco costes por el mantenimiento. Como hemos dicho, esto es lo habitual, pero no una obligación en todas las entidades.

Cuentas de ahorro

Y entonces, ¿Qué es una cuenta de ahorro

Las cuentas de ahorro son exactamente lo mismo que una cuenta remunerada. Solo que es otra manera de llamarla, mucho más común que de esta última manera.


Es decir, las cuentas de ahorro son uno de los tres tipos de cuentas bancarias y que se definen en contratarlas con el fin de obtener un beneficio económico de vuelta.


¿Podemos realizar cualquier tipo de operación con este tipo de cuenta? La respuesta es que no. Ya hablábamos antes con las cuentas remuneradas que se puede domiciliar la nómina u obtener dinero de los cajeros asociados con nuestro banco. Sin embargo, hay acciones que no podremos realizar como transferencias o la domiciliación de facturas.


Ya adelantábamos con la introducción de cuentas remuneradas, que el objetivo de estas cuentas de ahorro es, como bien su nombre indica, ahorrar. Eso sí, podrás escoger dos maneras de hacerlo: o bien con la opción de escoger poder tener tu dinero disponible en cualquier momento, o bien optar por tener una cuenta depósito a plazo fijo.

 

También hay a tu disposición cuentas para parejas

Ya hemos mencionado antes que existen cuentas con co-titularidad. Y entre ellas, las más comunes, son las cuentas para parejas. Donde ambas personas tienen la opción de definirse a la vez como titulares de la misma cuenta corriente.


Esta posibilidad, por normalidad, es una ventaja gratuita. Sin embargo, como cada entidad y cuenta puede ser un mundo, puede que exista la posibilidad de que se cobre una pequeña una comisión al año (normalmente esta abarca desde unos 10 a unos 25 euros).


Puede haber varias posibilidades dentro de este tipo de cuenta. Los vemos a continuación:

 

Cuenta conjunta con dos titulares

Como su nombre indica, en este caso la cuenta tendrá dos nombres de dos personas como los titulares de la misma. Dependiendo de la entidad con la que se realice el contrato de la cuenta, esta podrá tener unas características u otras. Por ejemplo:

 

    1. En caso de realizar algún tipo de operación o servicio en el que sea imprescindible la firma del titular, el banco requerirá la firma de ambos titulares. A esta opción se la conoce como cuenta mancomunada.

 

    1. También puede darse el caso, en que se estipule con la entidad que cada titular podrá realizar estas operaciones o servicios de forma independiente. A esta opción se la conoce más comúnmente como una cuenta solidaria.

 

Cuando nos referimos a las cuentas mancomunadas, nos referimos a un tipo de cuentas que por sus características y funcionamiento son empleadas comúnmente por empresas. Puesto que, al necesitar la firma de todos los titulares para poder realizar cualquier operación, se eleva el grado de protección y seguridad.


Eso sí, cabe destacar que, pese a que las operaciones de gran relevancia deben tener el consenso y firma de todas las partes, sí pueden realizar operaciones independientes siempre y cuando se encuentren dentro de un límite máximo de dinero.


Por otro lado, la cuenta solidaria es más común entre familiares y amigos. Como explicábamos antes son cuentas muy utilizadas entre compañeros de piso, hermanos, o padres e hijos mientras estos son menores de edad.


El problema de este tipo de cuenta bancaria es cuando la relación entre los dos titulares se rompe (ya sea por problemas familiares, enfados, divorcios, etc.). Esto puede llevar implícito un conflicto de intereses, ya que ante los ojos de la legalidad, cualquiera de los titulares puede realizar cualquier operación con el dinero de la cuenta.

 

Facilita la autorización de uso de tu cuenta

Otra de las opciones que se tiene con estas cuentas es la de poder facilitar a otra persona, sin necesidad de que esta sea titular de la cuenta, que la utilice para poder realizar diversas operaciones como ingresos, transferencias, etc.


Eso sí, debemos dejar claro que esta persona autorizada no tendrá ni autoridad sobre el dinero no dominio legal. Tan solo podrá obrar en nombre del titular.

 

¿Qué sucedería si uno de los titulares de una cuenta conjunta fallece?

Acabamos de ver que es totalmente posible que dos personas compartan la titularidad de una cuenta bancaria. Sin embargo, la vida no es eterna para nadie, y uno de estos titulares puede fallecer. Si sucediera esto, ¿qué ocurriría con la cuenta?, ¿qué sucedería con el dinero?

doncredit-creditos-prestamos
Si te encuentras en esta situación, o por motivos de salud crees que puede suceder y tienes tiempo de arreglar parte del papeleo, debes arreglar este punto en tu testamento. De esta manera, se facilitarían los trámites legales de la cuenta. Puesto que el otro titular de la cuenta tendría derecho sobre la mitad del dinero que hubiera en ella. La otra parte se repartiría entre los sucesores o herederos que el fallecido acreditara.


Para poder llegar a este punto con el banco, tendrás que presentar en el banco en donde se tenga la cuenta conjunta una serie de papeleos, para poder llevar a cabo el trámite: una copia del testamento, el certificado de defunción y el registro de actos de última voluntad del fallecido.

Pero, ¿y qué ocurriría si por cualquier tipo de motivo que fuera el fallecido no tiene hecho un testamento? Pues lo primero que queremos aclararte, es que el banco no se quedaría nunca, bajo ningún concepto, el dinero.


Aunque sí es verdad que el trámite para resolver la repartición del mismo sería algo más compleja que con el testamento hecho, puesto que se deben entregar otra serie de papeles, como la declaración judicial de herederos abintestato, y el acta de notoriedad.


Modernízate: así es como puedes abrir tu cuenta bancaria online

Poco a poco con el tiempo, la era digital está llegando a casi todos nuestros ámbitos. Entre ellos, las entidades bancarias. ¿Cómo es esto? Pues dado que la tecnología reina en nuestro día a día, no podría ser menos que con nuestras cuentas bancarias. Por eso, cada vez más entidades están creando su propia “banca online”, a través de la cuál el usuario podrá realizar casi todas las operaciones con su cuenta, como si estuviera en una oficina física. Incluso abrirte una cuenta con la entidad en cuestión.


Contando con el plus de estar en casa, en la calle, o desde cualquier otro sitio con acceso Internet. Pues no solo está disponible en cada web, sino que muchas entidades han creado su propia aplicación, para poder acceder desde una tableta, smartphone, etc.


El proceso de creación de una cuenta bancaria a través de la app o de la página web, no solo es cómodo por los motivos que ya os hemos contado, sino que también es rápido. Puesto que es un proceso que no tarda más de unos 15 minutos. La parte que más se puede demorar es la del proceso de verificación, que puede tardar más minutos por la comprobación de la identidad de la persona.


Entre los documentos o papeleo necesario para poder abrir esta cuenta se encuentra también la necesidad de presentar el IBAN de otra cuenta bancaria. Aunque la tengas en otra entidad diferente.


Sin embargo, si te encuentras en la situación de que es tu primera vez contratando los servicios de un banco para poder crearte una cuenta, no te preocupes, que también podrás abrir tu cuenta. Solo que en vez de presentar otro IBAN para agilizar el proceso de verificación, tendrás que enviar los documentos que te requiera el contrato, además de una segunda parte que tendrá lugar por vía telefónica.


¿Sabes qué comisiones pueden afectar a tu cuenta bancaria

Para bien o para mal, sabemos que casi todos los servicios que nos ofrecen algún tipo de ventaja conllevan un coste. Algo que no iba a ser diferente en los productos financieros de los bancos. Eso sí, como resulta obvio. Solo tendremos que pagar por aquellos que contratemos.


Por tanto, nos toca hablar de las comisiones, que no dejan de ser una serie de pagos que debemos realizar como consecuencia de la contratación de un servicio. En este caso, de cuentas bancarias. Por normal general se suelen abonar de forma automática: en cuanto llega la fecha en que esta debe ser pagada, se transferirá ese dinero directamente a la cuenta del banco que corresponda.


Aunque, eso sí, esto no será ninguna sorpresa para el cliente de la cuenta, ya que en el momento en el que se contrata la cuenta se le informa de las comisiones que tendrá que pagar, y cuándo y cómo deberá realizarse ese pago.