Consejos antes de abrir un negocio


Muchas personas en España están dando un paso adelante para poder salir de la crisis económica que ha asolado al país desde 2008. Trabajadores cansados de contratos laborales precarios, jóvenes motivados que quieren empezar su proyecto soñado, o emprendedores que desean poner en marcha sus ideas empresariales.

Sin embargo, no siempre estas personas están informadas sobre las necesidades, requisitos, etc. que se deben cumplir y tener en cuenta a la hora de montar un negocio. Por ello, en DonCredit resumiremos algunos de los más importantes.

Diferencias entre préstamo y crédito

Infórmate e investiga sobre el sector en el que te interesa abrir el negocio

El primer paso a seguir cuando se quiere iniciar un negocio de cero es investigar y analizar el sector del comercio en el que se desea abrirlo. Entre los puntos que se deben tener en cuenta está estudiar quiénes serían los clientes potenciales del negocio; si existe un público al que le interese el tipo de producto que quieres vender; y quiénes serán las empresas y compañías que se convertirían en tus competidores directos.


Asesórate por profesionales

Montar un negocio de cero no es nada fácil: escoger local, contactar con proveedores, realizar obras de diseño, etc. Sin embargo, hay otros muchos puntos que no son tan obvios y que requieren los conocimientos de profesionales expertos en leyes y procesos legales.

Por ello, lo ideal es que antes de formalizar ningún contrato, acudas a algún tipo de asesoría que pueda aconsejarte sobre temas como el registro de la empresa, ayudas a las que puedes acceder, o incluso patentar alguna idea.

No te olvides de Internet

En pleno siglo XXI, Internet es una de las mejores ventanas al comercio. Incluso se llega a decir que aquello que no aparece en la red no existe. Por ello, uno de nuestros mejores consejos es que investigues acerca del nombre de tu futura empresa en Google, e intentes comprar el dominio que más se ajuste a este.

Esto facilitará que el público conozca tu negocio, promocionándolo en Internet, dándole contenido e información, e incluso aprovechándose del tirón que tienen hoy en día las redes sociales. Donde puedes programar publicaciones diarias dando a conocer tus productos, precios, calidades, etc.

De esta manera, podrás acercarte a aquellas comunidades de personas que, en un primer momento, no tendrían que ser clientes potenciales. Pero que gracias a la visibilidad que te han podido dar las redes, este abanico se ha ampliado.

Controlar tus datos e informes económicos

Ya hablábamos antes de este punto. Crear cualquier tipo de negocio lleva implícito la generación de unos gastos económicos: desde el alquiler o renta del local donde se instale el negocio, los gastos de luz, gas y agua, la decoración y habilitación del local al gusto del propietario, etc.


Sin mencionar aquellos gastos como la tasa de autónomos, los honorarios del abogado o del asesor fiscal que te oriente, etc. Sin embargo, debes tener en cuenta que puedes optar a algún tipo de ayuda económica que permita que no sea tan cuesta arriba este arranque inicial.

 

Consejos para abrir un negocio

Crea tu propio sello personal

Puede que este punto no lo creas tan importante como el resto. Pero no solo sí lo es, sino que puede llegar a marcar la diferencia entre una empresa y otra. Por ello, debes tener claro algunos puntos como qué factores son aquellos que te distinguen de tus competidores, porqué se debería de elegir a tu negocio frente al resto, etc.

Has de tener en cuenta que si ya tienes a varios competidores en el mercado, debes de crear esa diferencia de calidad entre su empresa y la tuya.

Ten cerca a personas de tu confianza

Aunque lo más probable es que comiences en solitario tu negocio, donde tú solo te repartas todas las tareas que se necesitan cumplir, lo normal es que con el tiempo puedas ir mejorando y generando ingresos, que te permitan poder contratar a un trabajador, y delegar en él algunas tareas.

Esta persona debe ser siempre de tu total confianza, e intentar que la relación que tengas con ella sea excelente y sin problemas. Para que puedas depositar en él cualquier tipo de responsabilidad sin necesidad de mantenerte preocupado por cómo llevará el negocio sin ti.

Identificar tus debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades

Los estudiantes de márquetin tendrían claro qué significan estas 4 palabras juntas en una misma pregunta. Y es que el llamado análisis DAFO, es uno de los grandes imprescindibles a la hora de crear un proyecto exitoso.

Entre otros, esto es debido a que se identifican, realizando este pequeño ejercicio, los puntos más fuertes y los más débiles de la empresa que se quiere poner en marcha. Así, se tienen identificadas aquellas debilidades y se les puede dar una rápida solución. O, al menos, poner en marcha un plan de acción para cambiarlas.

Además, también se expondrían aquellas posibles amenazas a las que en empresario podría encontrarse en un determinado sector, sea cual sea. Gracias a esto uno se puede ahorrar en salud, buscándole soluciones a estas. Como dice el refrán: más vale prevenir que curar. Y tener una solución hecha a posibles problemas que puedan surgir en el transcurso de la puesta de un negocio, es realmente tranquilizador.

Tener un plan B en la recámara

Puede que suene a locura. Y que no muchas personas iniciarían una idea de negocio si por su cabeza se les pasara que esta puede fracasar o no tomar el rumbo que ellos pensaban. Pero para que no haya problemas en el futuro sin solución, lo mejor es tener siempre que se pueda un plan de reacción para cada situación. Y si este se planea con tiempo y pensando bien en todas las opciones se podría, incluso, conseguir salvar el proyecto.
Comparar créditos y préstamos
Por ello, los expertos recomiendan tener un plan B: ¿qué haríamos si no da los resultados esperados el negocio? Tendríamos que poner sobre la mesa todas las opciones: hablar con proveedores para intentar que se nos amplíen los plazos de pago; tener préstamos o minicréditos mirados por si tuviéramos que recurrir a ellos; tener un colchón económico de reserva para no tener que llegar al punto anterior etc.


La idea es anticiparse a cualquier revés que te pueda dar el destino con tu negocio, e intentar salir lo mejor parado posible, sabiendo cómo reaccionar en cada caso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vota este contenido