Consejos de ahorro para autónomos

No es secreto para nadie que la situación económica y laboral del país no está en sus mejores momentos. Los contratos de duración determinada, con unas condiciones que pueden ser mejoradas a ojos de los trabajadores de mil maneras, han desatado que muchas personas tomaran la iniciativa de emprender. De crear su propio negocio, su propia empresa. De convertirse en trabajadores autónomos.

Sin embargo, tampoco es ningún misterio que los trabajadores autónomos tienen mucha más presión con sus gastos: pagos de facturas, a sus proveedores, etc. Por ello, intentar seguir una planificación de gastos e ingresos, y otros consejos que en el comparador financiero DonCredit os daremos a continuación, puede conseguir que estos trabajadores se ahorren unos euros a final de mes.

Invertir en asesoramiento para ahorrar a la larga

Productos destacados
Suena extraño tener que pagar un gasto que no es obligatorio realizar, para poder ahorrar una cantidad considerable de dinero con el tiempo. Contratar los servicios de una asesoría o un asesor particular es una de las actuaciones más comunes entre los trabajadores autónomos.
Esto no solo se hace por la economización de los beneficios del trabajador, sino también para no cometer errores fiscales que puedan conducirnos a una multa. No nacemos aprendidos, ni todos tenemos porqué saber cómo se lee una nómina, cómo realizar una factura o cómo llevar las cuentas de una empresa. Por ello, es preferible invertir en este tipo de profesionales que pueden hacer con sus conocimientos, un trabajo más llevadero, cómodo y despreocupado.


Hoy por hoy existen asesorías online cuyas ventajas no solo residen en los precios, que pueden llegar a ser más baratos que las asesorías “físicas”. Sino que también pueden suponerle al trabajador un ahorro de tiempo.


Pagar la Seguridad Social, no siempre tiene el mismo precio

Al estar dado de alta como autónomo, pagar a la Seguridad Social es uno de los gastos fijos mensuales al que nos tendremos que acostumbrar porque es totalmente ineludible.


Sin embargo, para incentivar y dar un pequeño impulso a estos emprendedores, existe un descuento durante los 6 primeros meses en los que están dados de alta como autónomos: puesto que tendrán que pagar el precio fijado en una tarifa plana de 50 €.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la edad, la Comunidad Autónoma en la que se encuentra registrado como autónomo, si posee una discapacidad superior al 33 %, si posee más de un empleo, o si es una víctima de terrorismo o violencia de género, el importe a pagar variará.


Hacienda, uno de los peores amigos del ahorro de los autónomos

Como bien enuncia el epígrafe, los impuestos que el trabajador debe abonar a Hacienda pueden suponer un verdadero quebradero de cabeza para estos. Suena extraño tener que pagar un gasto que no es obligatorio realizar, para poder ahorrar una cantidad considerable de dinero con el tiempo. Contratar los servicios de una asesoría o un asesor particular es una de las actuaciones más comunes entre los trabajadores autónomos. Las deducciones de gastos en el IRPF son un punto realmente importante a la hora de intentar economizar lo máximo posible en pagos a la Administración.


Por ello, el trabajador debería tener en cuenta y muy presente las diferentes pautas que mantiene la Agencia Tributaria para estimar un gasto como deducible, y así ahorrarse cualquier sanción o multa frente a una inspección de Hacienda:

  • Facturas: todos los gastos generados tienen que estar reflejados de manera oficial en facturas.
  • Libros de gastos: cada uno de estos pagos realizados por la empresa perteneciente al trabajador tiene que estar justificado en los libros de contabilidad, ya sea como pago o inversión.
  • Relación directa: la última característica que deben tener estos es que deben estar ligados con la actividad económica del autónomo. Es decir que, si por ejemplo un decorador necesita un bote de pintura, puede deducir el coste que este le supuso. Pero si necesita unas gafas de sol, un gasto totalmente irrelevante en lo que se refiere al fin de su trabajo, no podrá deducirlas.

Controlar los gastos e ingresos. Un buen método para evitar imprevistos

Puede que hayamos decidido como trabajadores por cuenta propia dejar nuestros asuntos económicos y financieros en manos de profesionales, como los asesores, como comentábamos al principio de la entrada.


Sin embargo, para poder tener una pequeña organización que ayude a los trabajadores autónomos a ahorrar y economizar los gastos generados, se puede llevar a cabo una técnica de “control” de entradas y salidas de dinero. Esto es que se planifiquen ciertos números con previsión, para saber más o menos cuánto gastaremos al mes -los ingresos dependerán de los beneficios de la empresa, por lo que no podemos estimarlos con tanta exactitud-.

De esta manera, sabremos qué mes nos podremos permitir como trabajadores autónomos unos gastos extra y cuáles deberíamos intentar ajustarnos más el cinturón.


Ahorrar en alquileres y desplazamientos también es posible

Aunque al principio pudiera sonar extraño, el teletrabajo o trabajar desde casa es una realidad. Y cada día más común y “aceptada socialmente”, ya que no siempre se veía con ojos de estabilidad esta novedosa y cómoda forma de trabajar.


Al establecer el lugar de trabajo en casa, el trabajador no solo puede ahorrarse un dinero considerable en el alquiler mensual de un local, nave, etc. sino que también puede ahorrarse los gastos de desplazamiento inherentes a trabajar en otro sitio (ya sea por gasolina, si se acude en vehículo propio, o al ahorrarse las cuotas mensuales del transporte público establecidas por tu ciudad o comunidad).

Además, por otro lado, si se registra en nuestro domicilio nuestra empresa, podremos deducir algunos gastos como:

  • La tarifa de Internet y de telefonía
  • Seguros contratados como el de hogar
  • El impuesto IBI
  • Material de oficina (ordenadores, impresoras, etc.)
  • Intereses hipotecarios generados con el préstamo o crédito solicitado
Otra de las opciones que existen para economizar en estos tipos de gastos es el conocido “coworking”. Es un término que viene a definir una forma de trabajo en la que se comparte espacio con otra(s) empresa(s). De esta manera el trabajador autónomo puede llegar a ahorrarse hasta más de la mitad de los costes que le supondría tener su propio establecimiento.


Otras facturas con las que intentar ahorrar

Siempre hay gastos en una empresa que podemos intentar controlar para evitar que las facturas se inflen tanto. Esto será más o menos difícil para un trabajador por cuenta propia, dependiendo del tipo de lugar de trabajo que tenga.


Las facturas del gas y de la luz pueden controlarse con el uso de bombillas de bajo consumo, así como con electrodomésticos del mismo tipo. En caso de trabajar en un local o nave, instalar un climatizador o calefacción con termostato, puede ayudar a llevar un mejor control del consumo del gas. Por último, la contratación de una tarifa de telefonía móvil e Internet acorde con las necesidades de la empresa, número de trabajadores, etc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vota este contenido