Consejos para ahorrar dinero con tu coche


¿Cuántas son las personas que hoy en día necesitan su coche o moto en su rutina de vida? Pese que uno de los grandes consejos de ahorro sea dejar aparcado nuestro vehículo personal y utilizar el transporte público, a muchos de nosotros nos puede ahorrar muchas horas diarias.

Sin embargo, existen algunos consejos que podemos tener en cuenta a la hora de ahorrar con nuestro coche o moto: desde emplear un tipo de combustible u otro, o poder realizar nosotros algunos arreglos sencillos en vez de acudir al taller. A continuación, en DonCredit.es veremos varios trucos.

Conoce tu vehículo para ahorrarte gastos extras en el taller

ahorrar con tu coche doncredit guías
El conocimiento es poder, y en este caso puede suponer un fuerte ahorro. ¿Por qué? Porque, aunque haya que realizar visitas obligatorias al taller, porque nuestra destreza con las chapucillas no sea muy alta, sí que podemos tener en cuenta ciertos factores, para evitar los problemas más comunes de nuestro vehículo:

  • Lee el manual de tu vehículo y apunta los datos más importantes como las recomendaciones de revisiones y de cambios de piezas.
  • El aceite del coche. Puede que gastarte un poco más de dinero en un aceite mejor consiga que ahorres a la larga un buen dinero. Pues la calidad de los aceites de vehículos consigue que la vida de estos se alargue. Además, este debe ser revisado siempre cada mil kilómetros y repuesto cada 20.000 o 30.000.
  • Otro de los puntos del coche que no hay que olvidar ni dejar en el olvido son los neumáticos. Dependiendo del punto de tracción del coche, se desgastarán más los traseros o los delanteros. Pero siempre deben estar en perfectas condiciones que garanticen la seguridad de los viajeros.
  • Las piezas de recambio son uno de los quebraderos de cabeza más comunes entre los propietarios de los vehículos por sus elevados precios. Por este motivo muchos conductores escogen, cada vez más, una de estas otras opciones:
    1. Recurrir a piezas no oficiales, pero totalmente compatibles con el modelo que se necesita. Estas pueden suponer un ahorro de hasta el 25 % del precio de las originales.
    2. Comprar estas piezas sueltas en desguaces. Para que esto sea más factible, tu vehículo debe tener cierta antigüedad, como unos 10 años o más.
    3. Buscar estas piezas en webs especializadas, que promuevan alguna oferta relacionada con nuestras necesidades.
  • No gastes dinero en aquello que puedes realizar tu mismo. Hay objetos del coche que cuando se rompen o averían tienen una fácil reposición y no supone un riesgo poder reemplazar nosotros mismos: las bombillas, faros, limpiaparabrisas, etc. son un claro ejemplo de esto.

También se puede ahorrar con el combustible

Si eres un conductor habitual y, sobre todo, si te pasas más tiempo en el coche que fuera de él, es posible que ya sepas ciertos trucos de los que mencionaremos a continuación, y que pueden resultarnos realmente útiles para no gastarnos más de lo necesario en lo que a combustible se refiere.

  • El dónde hacerlo es una de las cuestiones más relevantes a tener en cuenta. Puesto que, aunque consumas el mismo tipo de carburante en diversas estaciones de repostaje, estas pueden tener una diferencia de hasta un 20 % sobre el importe total.
  • En caso de estar fuera de una ciudad conocida, donde desconoces en qué gasolineras te podrá salir más o menos barato el repostaje, existen apps que pueden informarte a cuáles acudir.
  • Existen varias gasolineras donde se premia la fidelidad de los clientes. Y a través de puntos obtenidos en cada repostaje puedes obtener a la larga rebajas en la factura; otras, por ejemplo, te aplican el descuento en el momento.
ahorrar combustible

Y, ¿Cómo ahorraríamos el carburante que ya está en nuestro coche?

  • Controla el estado de tus neumáticos. Un mal mantenimiento de estos puede suponer que se consuma un 20 % más de combustible que estando en perfecto estado.
  • Controla tu conducción. Los frenazos y los acelerones aumentan el gasto de combustible. Si se mantuviera una velocidad constante, y el conductor pudiera aprovechar las ocasiones de avance por inercia, también influirían en el ahorro. Por otro lado, deberíamos evitar utilizar las marchas largar de nuestro coche, a no ser que hayamos alcanzado las dos mil revoluciones.
  • La planificación y el peso, dos factores necesarios para evitar un gasto extra. Al igual que los neumáticos, la carga del coche debe ser lo más liviana posible. Por ello, si se llevan herramientas puntuales (como una baca para la bicicleta, o sillitas para bebés, por ejemplo), y estas no son imprescindibles en ese momento, se deberían quitar para mejorar el ahorro.

¿Y si mi vehículo es una moto?, ¿Hay algún otro truco?

  • La hora del repostaje es muy importante. Como sabrás las gasolineras poseen sus tanques de carburante bajo tierra. Por lo que a primera hora de la mañana el suelo está frío y el combustible está más denso que de tarde, por lo que el litro por la mañana es más amplio que después, que se encuentra más expandido.
  • Si eres de esos motoristas que suele echar gasolina con prisa, y no te quitas ni el casco ni los guantes, te informamos que puedes estar desperdiciando combustible. Si no controlas correctamente dónde situar la boquilla de la manguera de repostaje, podrías estar derrochándolo. Por ello, te recomendamos quitarte el casco y los guantes, para controlar bien la posición de la manguera.
  • Otra de las maneras que existen de ahorrar combustible con tu moto es utilizando la ropa adecuada. Con la prenda que más se nota este cambio es con una cazadora ajustada (y si está adecuada con una buena protección mejor, dado que protegerá mejor al conductor frente a una situación de colisión o accidente).


    Esto es debido a que, si se usa una chaqueta suelta, esta puede ejercer de “freno aerodinámico”, y hará que el motor tenga que trabajar más, consumiendo más gasolina.

ahorrar con el seguro

Escoge el seguro que mejor se adapte a tu vehículo y situación

El seguro del coche es un gasto anual obligatorio si tenemos un vehículo particular. Por ello, escoger con criterio el que más nos convenga debería ser una de nuestras prioridades si lo que estamos buscando es ahorrar. Ya que no siempre lo más barato es lo mejor.

  • Investigar y comparar debe ser el primer paso a tener en cuenta. Hoy en día no es necesario realizar un montón de visitas a las oficinas de las aseguradoras, sino que, a través de Internet y con los comparadores que existen, puedes tener acceso a las ofertas que puedan realizar las entidades y de las que te puedes beneficiar. O incluso cambiarte de seguro con este tipo de promociones si lo consideraras necesario.
  • Uno de los datos a tener en cuenta es la antigüedad del vehículo. Si esta no llega a los cinco años, el seguro debería ser a todo riesgo. En caso de que la marca y el modelo del vehículo correspondan a una gran calidad, esta vejez puede alargarse hasta los 10 años.
  • En caso de que conduzcas muy poco, que apenas utilices tu propio vehículo, puedes valorar un tipo de seguro llamado “pay as you drive”, que su traducción al castellano es “paga según conduzcas”.
  • Por otro lado, si dispones de otro tipo de seguro -como el de vivienda, de vida, etc.- pueden incluirte el del vehículo en un paquete, con el que podría salirte mucho más económico que de forma individual.
  • Las ventanillas también pueden ayudarnos con este tema. Realizar la conducción con ellas subidas facilita una mejor resistencia del vehículo, es decir, que el coche tendría que utilizar más energía para mover todo el peso que este le supone, si las llevara bajadas.
  • El aire acondicionado es otro de los complementos del coche que más influye en el gasto de combustible. Por ello, a la hora de utilizarlo, debes moderar su consumo y regular de forma coherente la temperatura.

Que los talleres de reparación no supongan un quebradero de cabeza

Está claro que, aunque intentemos escatimar en reparaciones puede haber fallos y/o averías que se escapan a nuestros conocimientos y tengamos que acudir a un establecimiento especializado para que subsanen los problemas. Y sabemos que esto puede suponer un pequeño/gran esfuerzo para nuestra economía.

  • Una de nuestras recomendaciones es que pidas presupuesto sobre el problema de tu coche en moto en diversos talleres para cotejar los precios y decidirte por el más barato o el que mejor te convenga.
  • El que no sea un taller oficial -que normalmente tienen unos precios más elevados que otros- no significa que sean de mala calidad. Eso sí, asegúrate que estos no sean establecimientos sin licencia o que operen fuera de las normativas.
  • Otra de las indicaciones que te sugerimos es que compruebes con tu compañía de seguros si esta tiene algún taller asociado o de confianza que pueda cubrir las reparaciones o minimizar los costes de estas.
  • Y siempre, debes pedir antes de que te realicen cualquier reparación o revisión un presupuesto firmado o sellado, en el que se detalle tanto el coste como las piezas que hay que cambiar, o el precio de la mano de obra. De esta manera, se evitará cualquier tipo de malentendido sobre el precio acordado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.