Trucos para llegar a fin de mes

En muchas ocasiones vemos que con el salario que tenemos llegamos muy justos a fin de mes o, incluso a veces, tenemos que prescindir de algunos caprichos para poder pagar nuestras facturas.

Con las situaciones laborales de hoy en día, consecuencia de la precariedad de los contratos, no es extraño ver que estas situaciones son muy comunes entre los trabajadores de la actualidad. Sin embargo, expertos en economía y en finanzas proporcionan ciertos trucos y consejos para que podamos llegar de manera más holgada a finales de mes. Hoy en DonCredit te presentamos algunos de esos trucos.

Gastos generales: aquellos que son inevitables

Comparar créditos y préstamos
Este tipo de gastos están formados por las facturas del gas, electricidad, agua, alquiler o hipoteca, e incluso la de Internet y el teléfono. Uno de los pasos que nos hará llevar un mejor control del total de los gastos es controlar cuánto nos suponen estos “ineludibles”.


Exceptuando algún gasto extra que podamos tener de teléfono, dependiendo de la tarifa que tengamos, y de las variantes del gas, luz y agua -de los que podemos obtener un gasto medio controlando las facturas anteriores- podremos tener una idea muy aproximada del porcentaje que suponen con respecto a otros gastos.

¿Cómo intentar reducirlos?

  • Si hablamos de la hipoteca estamos ante algo muy complicado de rebajar. Siempre dependería de nuestro banco, comprobar si se puede renegociar el tipo de interés de esta, comprobar si cambiando la hipoteca de entidad, esta puede disminuir, etc.
  • Por otro lado, si lo que te atañe a ti es el alquiler, deberás tener en cuenta que es complicado rebajar el precio de este una vez esté el contrato firmado. Por ello, te aconsejamos que, si estás en plena mudanza, o mirando para ello, trates con el casero el tema.

    Además, otra de las opciones que tienes para intentar disminuir el coste es realquilando alguna de las habitaciones que no uses en el piso. Eso sí, siempre y cuando el contrato lo permita.

  • Si intentamos reducir la factura de la luz lo tenemos un poco más fácil. Está comprobado que el uso de bombillas y electrodomésticos de bajo consumo ayuda a reducir el gasto. Por otro lado, enchufar solo aquellos aparatos que estés utilizando -no vale con dejarlos en stand by-, también puede reducir hasta un 30 %.
  • En cuanto al gas se refiere podemos aprovecharnos de algunos consejos que ayudan a reducir su gasto en la factura: por un lado, la calefacción debe estar a un nivel bajo pero constante, comprobar que las ventanas y puertas aíslan bien la casa y no se escape el calor; duchas mejor que baños; y, aunque parezca algo llamativo, si se cocina en amplias cantidades, no se utilizan tanto los fuegos de la cocina.

Gastos de la compra y del transporte

Los gastos en alimentación son los más costosos tras los anteriores ya nombrados. Además, hay que tener en cuenta que cuando vamos a la compra, no solo gastamos en comida y bebida, sino que abarcan más productos, como los de higiene, por ejemplo.


Por otro lado, los gastos de transporte son otros de los que más dinero de nuestro bolsillo se llevan. Está claro que no es lo mismo utilizar un coche privado que el transporte público. A continuación, veremos como podemos reducir parte de estos costes.

¿Cómo intentar reducirlos?

  • Comencemos hablando del ahorro en alimentación. Uno de los primeros cambios que deberíamos plantearnos a la hora de hacer la compra para reducir gastos es el supermercado al que solemos acudir. La OCU saca anualmente una guía, que puede variar en cada edición, donde se recogen los mercados más baratos para comprar.


    Otro de los puntos que debemos observar para evitar un gasto innecesario es nuestro frigorífico. A todos nos ha pasado que no hemos consumido toda nuestra compra y hemos tenido que terminar tirando algún alimento. Si comprobamos qué solemos desperdiciar e intentamos hacernos un calendario de comidas, podemos reducir el gasto de nuestra cesta de la compra.

  • Sin embargo, como comentábamos anteriormente, en nuestra compra no solo se incluyen los alimentos. Los productos de higiene y limpieza también ocupan sus gastos en nuestros tickets del súper. Por ello, el mejor consejo para ahorrar con ellos es aprovechar lo que ya tenemos en casa, y no gastar en novedosos productos, pudiendo comprar otros de amplio espectro.
  • Para finalizar con este punto hablaremos de cómo reducir gastos de transporte. Y es que, por mucho que prefiramos ir a trabajar en nuestro coche, o llevar a los niños al cole, es un hecho que, si cambiamos esta manera de movernos por el autobús o el metro, podremos ahorrarnos grandes cantidades de dinero.


    Además, en caso de que las distancias nos sean muy amplias y vivamos en una ciudad adaptada, podremos seguir los pasos de grandes ciudades europeas utilizando la bicicleta. Así, además de disminuir nuestra factura de gasolina, podemos cuidar un poquito más el medio ambiente.


Ocio, caprichos e imprevistos: los gastos más traicioneros y evitables

Como bien dice el epígrafe, los gastos que conforman nuestros caprichos, la ropa de nuestro armario, el ocio, etc. son aquellos de los que antes prescindimos, dado que su necesidad no es de primera orden.


Sin embargo, que estos no sean totalmente necesarios para nosotros, y puedan suponer un problema de ahorro, no siempre tenemos que cortar de raíz con ellos, sino que podemos administrarnos y organizarnos mejor con ellos.

Si por un lado lo que queremos es ropa, podemos obtenerla en periodo de rebajas o en webs y tiendas que posean descuentos o promociones de temporada. De esta manera, nos ahorraremos sutilmente algunos euros.

En caso de querer ahorrar en nuestros planes, podemos aprovecharnos de días especiales. Por ejemplo, podríamos ir al cine el día del espectador, o ir a restaurantes que posean un menú del día.

Si lo que queremos es darnos un capricho distinto o más personal, como una pequeña escapada, o incluso un masaje u otros servicios de belleza, existen webs como Groupon o Subasta de Ocio que ofrecen diversos planes a un precio muy suculento y rebajado.

Para finalizar, uno de los mejores consejos que se pueden dar para el ahorro es evitar los imprevistos y procurar tender a la organización: a la hora de hacer la compra, lleva todo apuntado, y solo coge lo necesario. Si vas a trabajar, llévate una fiambrera con la comida, si vas a comer cada día fuera de casa, puede salirte realmente caro a fin de mes, etc.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Vota este contenido